El seguro de hogar para inquilinos: conoce sus funciones

Antes de entrar a explicarte cuáles son las funciones de un seguro de hogar para inquilinos y qué cubre habitualmente, vamos a contarte por qué contratar un seguro de hogar si no eres el dueño de la casa.

El seguro de hogar para inquilinos es una póliza de hogar pensada para que el arrendatario, la persona que alquila, pueda estar protegido ante cualquier incidente que pueda producirse en la vivienda alquilada: desde un siniestro hasta un problema con la comunidad de vecinos o incluso con el arrendatario. El seguro de hogar para inquilinos protege a la persona que vive en el domicilio independientemente de que sea propietario o no. Has de tener en cuenta que, por el hecho de no ser el propietario, no significa que tengas que desvincularte de todo lo que haga referencia a la vivienda.

Funciones del seguro de hogar para inquilinos

Para explicarte las funciones del seguro de hogar para inquilinos, lo haremos respondiendo a dos preguntas:

¿Es obligatorio contratar un seguro de hogar como inquilino?

En la actualidad, no existe ninguna ley que te obligue a contratar un seguro siendo el inquilino de una vivienda. Son tus propiedades y responsabilidades, y eres libre de gestionarlo cómo mejor creas por lo que la única obligación proviene de la prudencia y del sentido común.

¿Puede el arrendador obligarte a pagar su seguro de hogar

Tampoco te puede obligar, distinto es que forme parte de las negociaciones para tener acceso a la vivienda. Aquí el principal peligro está en que el seguro se haga mal y el propietario de la vivienda se encuentre en situación de no estar cubierto por sus responsabilidades.

¡Ojo! No confundas con que el arrendador te pida como condición para alquilarte que dispongas de un seguro.

¿Qué cubre habitualmente este tipo de seguros?

Las coberturas más habituales que ofrecen la mayoría de compañías son:

  1. La cobertura más interesante para ti como inquilino es la que protege el Contenido, es decir, tus bienes personales, en caso de robo o de incendio. Con esta garantía, la compañía no sólo cubre los gastos de reposición de los bienes, sino también los daños materiales que el siniestro haya podido causar.
  2. La cobertura de Responsabilidad Civil responde ante situaciones en las que puedas causar un daño a terceros (tanto tú, como arrendador como cualquier persona de tu familia que resida en la vivienda). Las compañías te dan varias opciones de cuantías a recibir, según lo que pactes en la póliza (normalmente, puedes elegir entre asegurar sumas de 60.000€, 150.000€ o 300.000€).
  3. Otra de las coberturas que habitualmente se encuentran en este tipo de seguros es la de Incendio, que cubre los daños que sufren los bienes asegurados debido a la acción directa del fuego, explosión o rayo, también daños eléctricos y gastos de extinción.
  4. Por último, otra de las coberturas más importantes es la del Robo, que cubre los daños y pérdidas materiales como consecuencia de robo o intento de robo, atraco o expoliación cometidos en el interior de la vivienda asegurada.

Gestiona tus seguros desde un único lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.